¿Por qué la economía alemana se mantiene en buena forma?

La República Federal de Alemania ha conseguido establecerse como el crisol democrático de una sociedad moderna, pluralista y abierta al mundo. Mientras que esta democracia parlamentaria se construía sobre el principio de la separación de poderes, el Estado de Derecho se consolidaba por la adopción de una ley fundamental, codificada e inmutable.

Autor: LoboStudioHamburg-Pixabay
Autor: LoboStudioHamburg-Pixabay

Las coaliciones fundadas sobre el sistema pluripartidista permiten representar y contrabalancear los diferentes intereses de los 82 millones de habitantes con los que cuenta Alemania.

La fuerza económica y un sistema jurídico eficaz

Alemania es el mayor mercado de Europa. El 16% de la población de la Unión Europea genera el 21% del Producto Interior Bruto en la Unión Europea. La economía alemana está muy desarrollada y muy diversificada, concretamente el sector de los servicios y el sector de la manufactura, que representan cada uno un pilar fundamental.

La legislación favorece a la vez la protección y el apoyo de empresas. El Estado se compromete a garantizar y apoyar la libertad de los emprendedores, la capacidad para innovar y mejorar la libre circulación de bienes y servicios.

Reformas y estrategias económicas

Este voluntarismo va acompañado de reformas del sistema educativo y del mercado del trabajo, orientadas hacia las necesidades de las empresas, y de una ayuda financiera directa a las empresas. El Gobierno considera que el apoyo y el desarrollo de infraestructuras forman parte de sus deberes. Esta es la razón por la cual invierte en educación, en salud, en infraestructuras de acogida para niños, y en otros campos, con el fin de contribuir a la buena salud, al dinamismo y a la productividad de la sociedad.

La justicia social y el bienestar común son piedras angulares del modelo de sociedad. Estos principios sólidamente anclados en la Constitución forman un auténtico modelo de éxito a nivel internacional. Cerca de un tercio del Producto Interior Bruto está destinado al gasto social, como el seguro médico, las pensiones de jubilación, los seguros cubriendo los riesgos de cuidados a largo plazo para las personas dependientes, a las prestaciones en caso de paro laboral. Todo el mundo tiene acceso a un sistema de salud de una excelente calidad.

Además, las ayudas ofrecidas por el Estado permiten a los padres invertir tanto tiempo como quieran en la educación de los hijos. Con este tipo de ayudas, se intenta promover una sociedad en la que cada individuo y cada familia puede pretender aspirar a una vida sana y activa en total seguridad.